¿Porqué el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) es una grasa saludable para tu alimentación?

Como muchos ya sabéis es un aceite vegetal que tiene propiedades nutricionales y de salud, muy interesantes. Por su composición el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) tiene Alto contenido en grasas insaturadas, y dentro de las insaturadas las más representativas son las monoinsaturadas, las cuales se diferencian por tener un doble enlace en su estructura y por ser líquidas a temperatura ambiente. Las grasas monoinsaturadas son muy importantes nutricionalmente hablando, ya que disminuyen ligeramente el colesterol «malo» o LDL, además favorece la formación de compuestos con acción antiagregante y vasodilatadora, impidiendo la formación de trombos o coágulos sanguíneos y aumenta el diámetro de las venas y arterias. Como recomendación general se deberían ingerir alrededor del 15-20% de las calorías totales diarias a partir de ácidos grasos monoinsaturados. Cada vez somos más conscientes de los beneficios de la dieta mediterránea, en la que el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) es la principal fuente de grasa vegetal y el ingrediente estrella en sus platos.

Por otro lado, las grasas trans son un tipo de grasa que se forma cuando el aceite líquido se transforma en una grasa sólida añadiendo hidrógenos. Este proceso industrial llamado “hidrogenación”  sirve para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos. Son las grasas más económicas, mejoran la apariencia de los alimentos, su sabor y lo hacen más duradero. Pero además también tienen la característica de ser las más perjudiciales para la salud con gran diferencia, ya que aumentan el LDL o “colesterol malo” y disminuye el HDL o “colesterol bueno”.

Grasas trans aceite oliva virgen extra mantequilla

Estas grasas se encuentran en numerosos alimentos que pueden formar parte de nuestra lista de la compra:

  1. Bollería industrial y algunas galletas 
  2. Fast food (hamburguesas, patatas fritas, pollo frito, nuggets, etc.)
  3. Sopas y salsas preparadas; muchas salsas elaboradas, con sabores irresistibles, contienen grandes cantidades de grasas trans
  4. Aperitivos y snacks salados, como patatas fritas, etc.
  5. Palomitas para hacer en el microondas
  6. Congelados (especialmente las pizzas) y productos precocinados (empanadillas, croquetas, canelones, etc.).
  7. Algunos helados y cremas no lácteas para el café.
  8. Margarinas, aunque algunas clases que han sido sometidas a procesos de hidrogenación han conseguido reducir en gran medida la cantidad de grasas trans de su composición.

Grasas trans aceite de oliva copia

Según los criterios la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de grasas trans debe representar menos del 1% (entre 2 y 2.5 g) de las calorías diarias ingeridas, ya que se ha demostrado en diferentes estudios que la ingesta diaria de 5g de grasas trans (algo más de media cucharada sopera) aumenta un 25% el riesgo de infarto.

En la actualidad algunos países como Argentina, Suiza y Dinamarca han prohibido la  la producción y venta de grasas trans en todo su territorio. Incluso Estados Unidos a través de su Agencia Alimentaria (FDA) anunció recientemente que en el periodo de tres años se limitaría de manera paulatina el uso de grasas trans en los alimentos comercializados en este país.

CRISCO; la primera grasa trans comercializada

Procter & Gamble iniciaron la comercialización de Crisco como un nuevo tipo de alimento: la primera grasa trans comercializada.

Originariamente Crisco era utilizado para hacer velas y jabones, pero debido a la electrificación  y la disminución de la venta de velas, Protecter & Gamble decidieron promocionar esta grasa a base de vegetales derivados de la manteca como “saludables”.

SUSTITUYE GRASAS TRANS DE TU DIETA POR

Aceite de Oliva Virgen Extra Grasa saludable para tu alimentación 

0