Bajo el lema “El color de nuestra mesa”, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, celebra del 21 al 27 de septiembre la “Semana de la Dieta Mediterránea”, se realizaran diferentes actuaciones en su programa de sensibilización para incentivar el consumo de los productos que conforman la Dieta Mediterránea.

Nobleza del  Sur celebra esta iniciativa de modelo saludable a seguir.

La Dieta Mediterránea fue declara el 16 de noviembre Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Es una valiosa Dieta cultual heredada que representa mucho más que unas pautas nutricionales. Es un estilo de vida saludable que recoge las recetas, las formas de cocinar y costumbres.

Heart of fruits and vegetables

Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales, el aceite de oliva como grasa principal, el vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

Son muchas las propiedades beneficiosas que este patrón alimentario nos aporta destacando el tipo de grasa que lo caracteriza, el Aceite de Oliva Virgen Extra a nivel científico determinadas patologías tiene efectos preventivos con la ingesta en concreto del virgen extra.

En el año 2003 la Organización Mundial de la Salud difundía un documento técnico, elaborado por más de 30 científicos y según los datos epidemiológicos disponibles a nivel mundial, con los parámetros nutricionales para la prevención de seis patologías, donde se establecían los porcentajes de los factores dietéticos que tienen que formar parte de la energía total diaria ingerida.

La importancia en la alimentación y, específicamente, en la nutrición del aceite de oliva, junto con el resto de alimentos que integran la Dieta Mediterránea, ha implicado que la pirámide de alimentos que caracteriza a dicha dieta, junto con el consumo de agua y la práctica de actividad física de forma regular, sean las principales recomendaciones dietéticas para la prevención de determinadas patologías, cuya aparición está ligada a determinados factores ambientales, siendo uno de ellos los malos hábitos alimentarios.

Desde diferentes instituciones sanitarias, tanto internacionales como nacionales, se recomienda la realización de ejercicio, el consumo de 1,5 litros de agua y seguir las recomendaciones y pautas de nutrición y dietética reflejada en la pirámide de alimentación mediterránea, siendo la que más se ajusta a una alimentación y dieta equilibrada. En la dieta mediterránea el aceite de oliva es el alimento más característico, de consumo habitual con unas recomendaciones dietéticas diarias de, al menos, 3 raciones diarias.

Un saludo.

0